Biografía de Carmelo Ortiz de Elgea Jauregui 

Carmelo Ortiz de Elguea Foto

Carmelo Ortiz de Elgea Jauregui nació el 20 de diciembre de 1944 en Vitoria-Gasteiz (ÁLAVA).  A la edad de 2 o 3 años su familia se traladó al Pueblo de Aretxabaleta. Desde niño se dedica a la pintura, partiendo de una formación autodidacta.

En 1948 pinta sus primeras acuarelas y cinco años más tarde, los primeros óleos. En 1955 se matricula en la Escuela de Artes y Oficios de Vitoria donde cursa estudios de dibujo. Su esfuerzo y buen hacer le van a reportar diversas ayudas y subvenciones con las que ampliará su formación. En 1962 es adjudicatario de la beca para estudios artísticos de la Fundación Vidal y Fernando de Amárica, la cual le permite trasladarse a Madrid para continuar con su aprendizaje en el Círculo de Bellas Artes de la capital.

Su estancia en la ciudad de Madrid le va proporcionar una formación complementaria a través de las frecuentes visitas al Museo Nacional del Prado así como el contacto directo con el pintor y grabador donostiarra Luis García Ochoa, el artista riojano Julián Gil  y el pintor lisboeta Luís Pinto-Coelho. A lo largo de esta primera etapa de formación, Carmelo Ortíz de Elgea ya ha cultivado con especial esmero el paisaje. El resultado de este aprendizaje será mostrado en 1964 en una exposición dedicada al joven artista en la desaparecida residencia del pintor Fernando de Amárica en la calle Eduardo Dato de Vitoria-Gasteiz.

Paralelamente a estos primeros años de formación, aumenta el interés del pintor por el paisaje de su tierra natal, lo que le llevará a realizar en 1959 la obra  Arechavaleta y Bodegón. Esta pintura es presentada en el XVI Certamen de Arte Alavés, ganando el primer premio entre los artistas noveles.

Al año siguiente Ortíz de Elgea vuelve a presentarse, haciéndose esta vez con el primer premio en la sección superior con la obra Plencia. En 1961, con tan solo diecisiete años de edad, realiza su primera exposición individual en la antigua Caja Municipal de Vitoria-Gasteiz.

Un año más tarde le dedican su segunda muestra y la tercera en septiembre del año 1964. También en 1961 se presenta al Certamen alavés: con La era le conceden de nuevo el primer premio.  En 1963 recibirá el primer premio del XX Certamen, en esta ocasión compartido con otros dos pintores. Participa por última vez en el año 1964 con la obra Pintura, por la que recibirá el segundo premio.

En 1964 recibe de nuevo la beca de la Fundación Amárica continuando su formación artística en Madrid. A principios de 1965 vive con su amigo el artista vitoriano Juan Mieg, en la calle Amaniel del barrio madrileño de Noviciado. 

Juan Mieg

Juan Mieg

En este tiempo conoce la obra de Tàpies, la cual le impresiona notablemente. Será en este momento cuando se celebre la exposición sobre Ortíz de Elgea en la Galería Círculo 2 de Madrid. Durante el verano regresa a Vitoria: en julio participa en una muestra conjunta con su amigo Mieg y en el otoño le dedican en la ciudad alavesa una exposición individual. 

Carmelo Ortiz de Elgea Cuadros

A su vuelta al País Vasco, el joven pintor se sumerge en el ambiente asociativo que los artistas plásticos vascos están experimentando. En 1966 Carmelo Ortíz de Elgea funda el Grupo Orain, junto con Joaquín Fraile y Juan Mieg.

El año anterior ya se había impulsado un cambio en el arte plástico practicado en Álava, materializado en la exposición celebrada en la antigua Caja de Ahorros Municipal de Vitoria.

En esta muestra colectiva participaron Juan Abad, Joaquín Fraile, Juan Mieg, Rafael Lafuente, Ángel Moraza y Francisco Javier Vizcarra.

En cuestión de dos años, entre 1965 y 1966, se hace visible el interés aglutinador de los artistas de vanguardia vascos y navarros mediante la fundación de los colectivos artísticos Emen en Vizcaya, Gaur en Guipúzcoa y Danok en Navarra, además del ya citado Grupo Orain en Álava, al cual se sumaran el fotógrafo Alberto Schommer y el escultor Jesús Echevarría

También en 1966, coincidiendo con los acontecimientos anteriormente citados,  Carmelo Ortíz de Elgea recibe el segundo premio en el II Gran Premio de Pintura Vasca. En 1967 gana el tercer premio del III Gran Premio de Pintura Vasca. En este mismo año el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz le dedica una exposición en los Salones de Cultura en la calle Olaguibel.

También expondrá en Donostia-San Sebastián y en Bilbao. Finalmente en 1968, se hace con el primer premio del IV Gran Premio de Pintura Vasca. Al año siguiente decide trasladarse a la capital alavesa donde fija su residencia. En este período realizará viajes a Francia e Italia, estando ya de vuelta en 1972, ya que participa en los Encuentros de Pamplona.

En 1977 Ortíz de Elgea recibe la beca de la Fundación Orbegozo Eizaguirre de Bilbao, que le permite exponer en diversos lugares de España durante los años 1978, 1979 y 1980, dentro del proyecto Erakusketa. Unos años más tarde, en 1984, el Museo de Bellas Artes de Bilbao decide organizar la primera exposición retrospectiva sobre el pintor alavés, bajo el nombre Carmelo Ortiz de Elgea: Paisaiatik Paisaiara 1952-1984, también expuesta en la Sala Prudencio de Vitoria-Gasteiz.

Carmelo Ortiz de Elgea Obra

Desde la primera  retrospectiva dedicada a Ortíz de Elgea, se sucede un importante número de exposiciones centradas en la obra de este artista. Solo a lo largo de los años 80 van a celebrarse alrededor de treinta muestras, entre las individuales y colectivas. Esta destacada actividad expositiva va a continuar a lo largo de los años 90. 

Coincidente a este momento realizará además un viaje a Cuba que dará sus frutos creativos. Entre 1993 y 1995 impresionado por el desmatelamiento de la industria bilbaína, realiza las únicas obras que hasta el momento ha ejecutado sobre paisaje industrial.

A partir de 1995 va a llevar a cabo numerosos viajes que ampliarán su cultura visual y narrativa, proporcionando nuevos elementos en su obra que hablan de Egipto, Norteamerica, Méjico, Argentina, Portugal, Francia, Alemania, Suiza y Grecia, entre otros. 

En 1999 le dedican una gran exposición retrospectiva en el Centro Cultural Montehermoso de Vitoria-Gasteiz. Este mismo año vuelve a trasladar su estudio. El ayuntamiento de Alegría población, cercana a la capital vasca, se le concede el nombre de Carmelo Ortíz de Elguea, a una pequeña sala expositiva, en homenaje al destacado artista.

36

Entre el 2000 y el 2011, la actividad creativa de Ortíz de Elgea ha continuado siendo notabilísima. Destaca el interés que el artista ha mantenido por las posibilidades del paisaje, explorando los límites de este.

Desde el punto de vista expositivo, durante estos años ha sido protagonista exclusivo de gran cantidad de retrospectivas. Del mismo modo su obra ha estado presente en muestras colectivas en las que ha habido un interés por repasar la relación entre los artistas vascos de los últimos cuarenta años.

En el año 2002 se celebró en Guéthary una exposición sobre el Grupo Orain, en el 2005 el mismo colectivo es el tema de la exposición celebrada por la Fundación Caja Vital en Vitoria- Gasteiz,  y en el año 2010 se organizó en la galería Windsor de Bilbao La continuidad del arte vasco. 38 años de galería.

17

En los últimos tiempos Ortíz de Elgea también se ha mostrado interesado en la participación de proyectos como la propuesta que Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo de Vitoria-Gasteiz le hizo en el 2005 para la exposición La obra maestra desconocida. Para esta exposición el pintor alavés realizó la pintura Obra al maestro desconocido inspirada en la obra literaria de Balzac de la que tomó el nombre dicha muestra.

En 2011 realiza junto con José Luis ZumetaLuz adentro, organizada en Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo de Vitoria-Gasteiz. Buen ejemplo de la continua actividad de este importante pintor vasco.

Elgea y Zumeta

Posteriormente en septiembre de 2012 hasta enero de 2013, expone en Reno EEUU, en Nevada Museum of Art. A la par también expone en Elko Reno EEUU, organizado también por Nevada Museum of Art desde Febrero hasta Abril de 2013.

Ortiz de Elgea Nevada

[1] Fuente: Catálogo Museo Artium

Grupo Orain

En 1966 Carmelo Ortíz de Elgea funda junto con Joaquín Fraile y Juan Mieg el Grupo Orain. Poco tiempo después se suman el escultor Jesús Echevarria y el fotógrafo Alberto Schommer.

Presentación de la exposición conjunta entre Néstor Basterretxea y Carmelo Ortiz de Elgea en la sala Kubo del Kursaal. 06/02/2008. Foto- DAVID APREA.

Presentación de la exposición conjunta entre Néstor Basterretxea y Carmelo Ortiz de Elgea en la sala Kubo del Kursaal. 06/02/2008. Foto- DAVID APREA.

Este grupo de artistas, además de otros colectivos fundados entre 1965 y 1966 en el resto del País Vasco y Navarra, como Emen, Gaur y Danok, buscaban aglutinar los intereses que en el terreno de lo estético y lo ideologico se venían dando por parte de la comunidad artística vasca.

Estos colectivos estaban preocupados por crear un arte cercano a la sociedad, con raíces propias pero alejados del folclore académico que consideraban estancado en la pintura figurativa; de ahí que la abstracción se entendiera desde un sentido político y de respuesta a su presente.

El intento de renovación de la denominada Escuela Vasca se estaba gestando desde los años 50, concretado en la fundación del Grupo de Aránzazu en 1952 y el Equipo 57 en 1957. Este interés por el cambio da lugar en 1963 al nacimiento en Vitoria-Gasteiz del Equipo 63, formado por Juan Abad, Víctor Ugarte y Joaquín Fraile.

Este último grupo se fragmentó con rapidez ya que Abad y Ugarte reflejaban el paisajismo más tradicional, mientras que Fraile estaba más próximo al informalismo madrileño asociado en el grupo El Paso.

Por tal motivo y debido al continuo compromiso de Joaquín Fraile, Ortíz de Elgea y Mieg por encontrar un nuevo camino para la plástica alavesa, se funda el Grupo Orain en 1966.

Coincidiendo con la fundación del grupo se redacta y publica el manifiesto del mismo, en el cual se exponen los objetivos del colectivo:

“Pretendemos ser expresión, acción y responsabilidad por las necesidades artísticas de nuestro pueblo, desde nuestro fondo, desde nuestra tradición artística popular, desde nosotros mismos, desde todo lo que se nos integra, desde todo lo que integramos y completamos, desde todo aquello que nos completa. (…) Manifestamos como primer supuesto artístico una voluntad experimental, de investigación y de superación de toda fórmula artística caduca, reaccionaria, academizada. (…) Por el convencimiento de la importancia de lo popular puro, y su proyección en el mundo actual, vemos la necesidad de realizar y realizarnos en este entorno nuestro, en que hemos nacido o nos ha tocado vivir.

Carmelo Ortiz de Elgea Cuadro Colección Gernika

No queremos patrones de confección cosmopolita y pretendemos seguir integrados en nuestro pueblo, aspirando a lograr una cultura actual y una distribución más justa de los bienes culturales. Justicia que se hace ya de primera necesidad. El arte y la cultura son para todos. El arte y la cultura son para cada día”. [1]

Todas estas ideas y pretensiones respondían a una coyuntura sociopolítica y temporal muy concreta. Las discrepancias tanto en lo artístico como en lo político e ideológico, hizo que los colectivos vascos de arte contemporáneo de los años 60 se disolvieran con cierta premura. 

[2] Fuente: Euskomedia